viernes, 18 de agosto de 2017

miedo a ejercer la responsabilidad de la libertad


Valiéndome de esos dos conceptos sobre los que se basa la psicometría, y sus pruebas con bases de tratamiento estadístico, la fiabilidad es una, y la validez la otra, siendo ellas complementarias entre sí porque ambas suponen ser condiciones necesarias, pero no suficiente por sí mismas…    elaboro la siguiente reflexión:

Así una prueba psicométrica pudiera ser prácticamente segura/fiable en sí misma, pero nada práctica. Bien construida pero inservible. Lograr alcanzar altas cotas de fiabilidad, pero prácticamente nula su validez, como construir una prueba excelentemente válida, pero en nada fiable, resultando “per se” estériles.

Como todo, deben INTEGRARSE para adquirir la práctica funcionalidad pretendida.

Nuestra sociedad, toda sociedad, se construye sobre la estructura de un Estado y una Religión. El Estado se configura según un sistema de gobierno y la religión, según un corpus doctrinal (aún en la laicidad hay doctrina).

La cuestión es cuando ni el Estado, ni la Religión salva al hombre sino que ambas estructuras de poder se demuestran mascaradas para ocultar la explotación del hombre por el hombre. Entonces, el hombre ha de descubrirse a sí mismo y asumir su libertad y el riesgo de la toma de sus decisiones… desmontando toda esa “educación” que se le ha transmitido a lo largo de su vida… donde los cómplices afectivos pueden llegar a ser los propios padres y profesores…  

Porque el hombre es el único que puede salvarse, a sí mismo, por medio del ejercicio de la libertad... y éste mismo es lo que las estructuras de poder no nos quieren dejar ver… ni identificar, que por no disponer de “configuración”, desconocemos…    Y siempre el miedo, el miedo a la libertad*, EL MIEDO A EJERCER LA RESPONSABILIDAD…

EL MISMO CONSUMISMO, YA DE “PRODUCTOS” O DE IDEAS-NOTICIAS, NOS ATURDEN…   Y SATURAN, BLOQUEANDO NUESTRO SISTEMA DE ALERTA Y ANÁLISIS… IMPIDIENDONOS ACCEDER A ESE NIVEL MENTAL DE CONTRASTES Y COMPARACIÓN... Y QUE COMO “REFLEJOS” NO NOS “DISPERSEN” NUESTRA INTEGRACIÓN Y ASIMILACIÓN DE LOS FACTORES QUE NOS HACEN A NOSOTROS MISMO -SELF Y ENTORNO**-

Sin el entorno no hay posibilidad puesto que somos seres gregarios… si el entorno es tóxico, hemos de desarrollar una resiliencia, y aislarnos en nuestra “re-flexión”, pero ésta es como controlar la respiración, en algún momento “hemos de sacar la cabeza” … y cambiar la situación.

* Eric From. El miedo a la libertad

** <>, Ortega y Gasset

lunes, 13 de marzo de 2017

de cara al dia del padre




De cara al día del padre me permito dos reflexiones que se funden en una conclusión.

“El padre”, un ser concreto, mitologizado y deificado, pasando por la jurisdicción. Del ser parental, (elaboración concreta) al icono y tótem de una estructuración social (elaboración formal)…

¿Qué hay detrás de la exaltación de “el pater”, (Si, con el articulo delante para enfatizar más la figura…) sino “potestas y majestas”… Ciertamente hay estructuración mental y por tanto social…

Por esta razón me he permitido inculcar una dosis de … inoculación, por ver si desde los ciudadanos se desarrolla una inmunización… que pudiera prevenir ciertas resistencias a la toxicidad de ciertas prácticas informales, también formales, educativas…

En el fondo “el padre” es un troquelado social, impreso emocionalmente a partir de una relación afectiva… de dependencia. Mediante esta reflexión he querido desdoblar/escindir los dos constructos que se mezclan en una “figura” …   de la relación de poder, tanto del “patriarca como de la matriarca”, pues ambas figuras imponen normas reguladoras… que pueden ser desarrolladas tóxicamente convertidas en paternalistas-maternalistas, desembocando en “machismo” o el poder arbitrario y explotador sobre la familia o la comunidad “dependiente”.

Sobre este tipo de relación presento la solución para que tanto el padre como el hijo se redescubran como adultos. La relación de dependencia paterno filial debe madurar transformándose hasta alcanzar una relación de igual a igual. Y concebirse de/con pleno derecho en un nivel de total dignidad e independencia. Este ESTADO DE DERECHO subsecuente e inherente armoniza las relaciones “entre iguales” … basado en el principio de inocencia, para garantía de esta relación entre iguales. Y sobre este mismo principio reclamo el principio de inteligencia, para reclamar esa “inteligencia múltiple” que Howard Gardner describiera frente a la tiránica inteligencia “analítica” procesadora de datos… que denosta a las demás maneras de conocer e interaccionar…

Del modelo social paso al modelo personal, apoyándome en la “estructura de la personalidad” que configura, al fin y al cabo, la identidad de cada persona. Esta estructura requiere de la flexibilidad necesaria para facilitar el paso a la síntesis de aspectos normativos y reguladores con los aspectos imaginativos y dinámicos en el espacio de la realidad, integrándose en armonía para proporcionar seres autónomos e independientes, libres y capaces de mantener transacciones fluidas y eficientes, adaptativas y pragmáticas en su medio familiar y social. 


"el padre" está en cada uno de nosotros, mediante nuestra voluntad podemos gestarnos como queramos... la autorealización y el desarrollo personal... pasa por este proceso de integración en armonia...
 

martes, 28 de febrero de 2017

Cuando el amor es rebelión.



Cuando el amor es rebelión.


En el trasfondo de todo idilio amoroso existe, normalmente solapado, un conflicto que pasa desapercibido -y que no se afronta- resultando ser el intento de transgredir el “tabú” del modelo social de poder establecido.

Los enamorados normalmente mueren no fruto de su amor sino como consecuencia de intentar romper esas normas estructurales informales no escritas que todo el mundo cumple y que por su incumplimiento se ven abocados al castigo o autocastigo…

En la actualidad siguen muriendo enamorados que precisamente por amor, libre de los convencionalismos, rompen o intentan romper las estructuras y formulas convenidas en una determinada sociedad. Así sucediera en su momento cuando los primos nijareños de “Bodas de Sangre” buscaran, en una mula, un camino para su libertad. Así aconteciera a los enamorados de Antequera, Tello y Tagzona, él cristiano, ella mora. También a los conocidos amantes de Teruel, Juan de Marcilla e Isabel Segura, aunque en este caso fuera la pobreza de él, la que impidiera el enlace… Y los prototípicos Romeo y Julieta… donde a las claras se confrontan conflictos de poder sobre territorialidad… [Dejo a un lado a los protagonistas de “La Celestina”, Calixto y Melibea por desenvolverse en otro ámbito moral y doctrinal, más en línea con las novelas de Giovanni Boccaccio y unas tesis próximas a la burguesía mercantil, el padre de Melibea llora, tras la muerte de su hija, el sinsentido de sus logros y riquezas alcanzados, aflorando el conflicto, ya señalado, entre el 'querer ser' y el 'tener que ser', que atrapa a todos los personajes. Junto al asunto de que Melibea fuera de familia conversa y la orquestación ceremonial demasiado asfixiante hacia el impulso natural del goce humanista. Recordemos la “Utopía” del coetáneo Erasmo de Rotterdam quien reclamaba que “antes de comprar catasen” aunque tal iniciativa es “rematada” con un argumento sancionador, las veleidades transgresoras se pagan y penan… el Tribunal de la Santa Inquisición ya indagaba y olfateaba a la sociedad castellana…]

¿Cuántas luchas de vecindad entre unos de un pueblo vecino con otros por desacuerdos en estos trances amatorios pues tras el amor siempre se entremete la imposición del poder y su orgulloso rebate…  o esas incursiones de conquista no amatorias sino meramente procreadoras y demográficas (Rapto de sabinas por los romanos) frente el conflicto mitogénico y eterno de Eros y Thanatos… 

Han existidos otros amores, los “platónicos”, ¿qué fuera de Beatriz para Dante, y Laura para Petrarca, o la mismísima Dulcinea para el caballero andante Don Quijote?; los “románticos”, tanto en la literatura o en la música, porque todas sus señoras, por soñadas, eran reales… pues nada abstracto surge de la imaginación sino de lo concreto.

Y es que EL AMOR TIENE ETAPAS,  MODOS  Y  NIVELES.
El amor enciende y apaga, abre y cierra, es cerebro y cálculo, y hormonal locura. Es generosidad y ab-negación, y eso que llamamos “amor propio”. Es contención y distensión.
El amor es atracción y dominación, es impulso y sumisión, entrega y donación, también preservación... arriesga y protege: superación y supervivencia... paciencia y constancia.
El amor es también contradicción, destrucción y frustración, incoherencia e impotencia, ... porque no lo puede todo, pese a quererlo todo, querer por voluntad o por amor...

EL AMOR ES LA MISMA VIDA, LA VIDA ES EL MISMO AMOR. Es por ello que el amor deba entenderse como la vida misma, cada cual la vive de un modo y a su modo, nadie ni nada igual, la vida es tragedia, la vida es plenitud, la vida es …    y tanto el amor como la vida y hay que saberlo regar y cuidar, podar y abonar cada día y cada instante...  CUIDANDONOS DE, QUE EL AMOR ES REBELIÓN… cuídate pues de él.

sábado, 25 de febrero de 2017

Andalucía, un pueblo de pueblos:



A raíz de la conmemoración del
“Día de Andalucía”


Cuando observamos nuestra evolución histórica y sobretodo sociológica, vamos viendo cómo UNOS individuos fueran-pasaran por extraordinarios y sorprendentes, y que ellos, cuales faros, hoy nos iluminan en nuestra posteridad y, de este modo, vamos tomando poco a poco por generalización y modelaje, pensamientos y convicciones, actitudes y voluntades que ahora nos construyen.
 
Pongo atención en algo anodino…   en el himno de Andalucía, se dice que somos: <<“HOMBRES DE LUZ” que, a los hombres, alma de hombres les dimos>>…
-       
¿¿Qué podríamos entender de tal afirmación?...
-Cantamos y… podemos cantar bufamente, como los sapos o ranas emitiendo ruidos en la oscuridad y el silencio de las noches… o -también- en las opacidades calladas…

Ante esto me pregunto, y la pregunta es fuente que mana otras reflexiones…
         
  El concepto de reino como propiedad de una familia “dinástica” que gestiona esta heredad cual explotación, o coto, -pues acotados estamos- en el que las tierras dan frutos, y la población animal o humana se reproduce… para producir mano de obra de la que extraer recursos cual sementera su cosecha…    y unos cuantos “capataces” que al gusto de su real señor acomodan al gusto y conveniencia de aquel la hacienda.
       
  Y el concepto de “pueblo” como conciencia colectiva, <> que se da a sí mismo un proyecto de autorrealización personal y de colectividad…   una conciencia que se va gestando por autoconsciencia, por descubrimiento progresivo que se va fraguando con aciertos y errores…   pero que en función de un proyecto colectivo inconsciente, va ciego, como palpándose y descubriéndose… transformándose de un concepto mitológico a un plano teológico y de éste al…    humanista…    Humanista individual y …   colectivo social.
        
Hoy nuestro colectivo es capaz de percibir las diferencias que se palpan en el/desde “el principio de conservación” … Todo cambia en cuanto a las formas, sin embargo, el contenido no cambia, simplemente se adapta a las formas…   La pericia necesaria para discriminar tal “estímulo” forma parte de la historia…

Quede aquí esta reflexión para desagrado o agrado de quienes por su voluntad lo leyeran. No quiero ser de esos que cantan y exaltan excelencias y loas, y al rato destrozan los motivos y causas cantadas…